jueves, 11 de agosto de 2016

LUCES Y SOMBRAS DE 8 MESES DE GESTION

Este 10/08/2016 se cumplieron 8 meses del inicio de la Gestión del Lic. Felipe de los Ríos en el Ministerio de Educación; tiempo prudencial para hacer un balance de la misma. Su nombramiento generó una atmósfera de esperanza por los cambios que se pudieran producir sustentados en los anuncios iniciales de gestión y el conocimiento que De los Ríos atesoraba por estar en ejercicio de la actividad docente.
Sin embargo la realidad todavía difiere mucho de los discursos: si bien se creó una apertura y escucha al docente de base, la burocracia administrativa con que se maneja la cartera educativa conspira ocasionando distancia entre el dicho y el hecho.
Un paso positivo fue el comienzo del proceso de titularización de docentes de nivel medio y superior. Mecanismo que en principio se desbordó por la cantidad de docentes convocados y que luego de realizadas ciertas correcciones se normalizó. Esperemos que el proceso continúe con los pasos correspondientes y en un plazo prudente se culmine el mismo.
En relación a optimizar el sistema de nombramientos y pago a tales docentes se han anunciado cambios que prometen agilizar el procedimiento achicando los plazos de cobro. Sin embargo poco y nada se ha avanzado en pago de deudas por reubicación u otros pagos que vienen demorándose desde anteriores gestiones.
Una gran deuda es el Concurso de Ascenso para nivel inicial, primario, especial y adultos. A principio de año se emitió normativa de convocatoria pero sin cronograma ni especificación de la modalidad del mismo. Ya ha pasado más de la mitad del año y nada se sabe al respecto. Además no se ha dotado a la Junta respectiva del personal ni el equipamiento necesario para afrontar convenientemente este proceso. Sería una mancha importante para esta gestión coronar una década sin respetar el Estatuto Docente y no realizar este mecanismo previsto para todos los años.
Otro hito no solucionado es la normalización y nombramientos en los Gabinetes Técnicos Interdisciplinarios, tan necesarios como apoyatura a la labor escolar en estos tiempos, que fueran desarticulados en la década del noventa. Es pertinente en este ámbito generar un organismo que califique y nombre personal en los mismos bajo criterios objetivos y transparentes.
Respecto de la Jornada extendida y completa se han realizado importantes anuncios al respecto, principalmente en cuanto a extensión de la misma a nivel secundarios pero sin precisiones en cuanto a su implementación. También es necesario destacar que en el nivel primario aún restan ampliar las jornadas en varias escuelas para alcanzar los parámetros previstos por la Nación.
En cuanto al acondicionamiento y mantenimiento de edificios escolares se anunció que se encargaría a ciertas empresas privadas, las que aún no prestan tales servicios por demoras en la firma de contrataciones. Esto genera inquietud entre los directivos que no saben a quién recurrir.
Los cambios en las condiciones de trabajo imponen una actualización de reglamentaciones y normativas inexistentes que originan incertidumbre y vulnerabilidad en los derechos de los trabajadores. Se deben definir convenientemente roles y cargas horarias de los diferentes agentes que participan del proceso educativo ya que muchos han sido sobrecargados en funciones sin la contrapartida en sus ingresos. En relación al sistema legal es necesario destacar la culminación y aprobación de la Ley de Educación Provincial, sin embargo en este sentido también se está demorando en demasía su reglamentación que impide su final implementación. Este proceso debe tener en cuenta los derechos adquiridos de los trabajadores y evitar perjuicios hacia los mismos.
Es deseable que los nombramientos y designaciones en planes y programas se realicen por orden de méritos y antecedentes teniendo en cuenta las calificaciones realizadas por Juntas de Clasificación. Así también los de secretarios, prosecretarios y auxiliares administrativos que actualmente se rigen por criterios políticos. Esta sería una manera de jerarquizar y profesionalizar todo el sistema educativo.
Finalmente no podemos dejar de advertir la necesidad de reapertura de la paritaria docente como forma de mantener el poder adquisitivo del sector ya disminuido notablemente por los tarifazos y la inflación  No podemos dejar de destacar que es necesario una recuperación extra para los cargos docentes que en sus peldaños iniciales pronto caen bajo la linea de pobreza. También resultaría justo proseguir la escala de antigüedad más allá de los 25 años de servicios, tope máximo fijado en virtud de la antigua ley jubilatoria docente que actualmente se encuentra suspendida.
En definitiva todavía se está a medio camino en muchas de las problemáticas que es urgente remediar para generar una educación de calidad. Desde Unidad Docente reclamamos la realización de tales acciones como forma de aporte crítico constructivo hacia la calidad educativa y la defensa de la labor docente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario