jueves, 22 de mayo de 2014

23 DE MAYO - DÍA DEL TRABAJADOR DE LA EDUCACIÓN

El VII Congreso Extraordinario de CTERA declaró el 23 de mayo Día del Trabajador de la Educación, para recordar la lucha docente que terminó con una movilización nacional conocida como Marcha Blanca, en mayo de 1988.
Al conmemorarse este Viernes el aniversario de la Marcha Blanca del 23 de mayo de 1988, desde UNIDAD DOCENTE queremos recordar esta gesta histórica para la educación del país, en la lucha en defensa de la escuela pública junto al pueblo: el 18 de mayo, desde el norte, el sur y el oeste del país partió una marcha que convergió en la actual Ciudad autónoma de Buenos Aires el 23 de mayo.
El proceso que derivó en aquella marcha comenzó a gestarse años antes, cuando se inicia una etapa de consolidación de la CTERA con la lucha por el salario básico unificado, una ley Nacional de Educación, Estatuto Federal del Trabajador de la Educación y Paritarias Nacionales
Histórica desde lo simbólico y lo cuantitativo, la concentración del 88 significó para el entonces Secretario General de CTERA Marcos Garcetti “uno de los más altos niveles de conciencia gremial que tuvo el magisterio en su historia”, porque entre otros aspectos fue la primera vez que se logró juntar a maestros de todo el país, y que en parte sirvió para cohesionar las luchas jurisdiccionales de este sindicato. Un gremio que como otros había sido herido a fuego por la dictadura militar, que se cobró la vida de más de 600 docentes desaparecidos, entre ellos miembros de la junta ejecutiva de CTERA como Eduardo Requena y Marina Vilte. 
El año 1987 había terminado con los docentes en la calle movilizados tras la consigna "Así terminamos, así no comenzamos". A comienzos de 1988 y frente a la inexistencia de respuestas por parte del gobierno, el conflicto se hizo inevitable 
A comienzos de ese año, pocos días antes del inicio del ciclo lectivo un Congreso Extraordinario votó la huelga por tiempo indeterminado debido a la falta de respuestas del Gobierno nacional 
El 14 de marzo de 1988 comenzó el paro. Las negociaciones con el Gobierno Nacional, en la Comisión de Política Salarial, y con los gobiernos provinciales fueron infructuosas.
El paro se cumplía con un gran acatamiento en todo el país, aún por los docentes no sindicalizados, los privados o de otros sindicatos tradicionalmente enfrentados a la CTERA. El paro también se extendió a las Universidades, impulsado por la CONADU.
El 16 de abril, pasado el mes de conflicto, el gobierno declaró la conciliación obligatoria, que fue acatada en un principio; como las negociaciones fueron infructuosas, vencido el plazo legal de la conciliación se retomó el paro el 19 de mayo. En particular resultó irritativo el descuento que 5 jurisdicciones llevaron adelante: Córdoba, Capital Federal, Río Negro, Tierra del Fuego y Corrientes.
Con un acto en el Obelisco, miles de trabajadores de la educación de todo el país llenaron varias cuadras de la avenida 9 de julio, en tanto la Plaza de Mayo permanecía cercada por las fuerzas de seguridad.
Al día siguiente, en un Congreso de CTERA, si bien no se habían conseguido todas las reivindicaciones y continuaba debatiéndose el espinoso tema de los descuentos realizados por algunas jurisdicciones, se decidió el levantamiento de la medida de fuerza.
Se había conseguido la aprobación de un nomenclador básico común y la unificación salarial en 21 de las 25 jurisdicciones. También el Congreso Nacional había sancionado un paquete impositivo para proveer un mayor financiamiento a la educación y estaba presente la expectativa por lograr la sanción de una ley de Paritaria Docente, impulsada por el diputado Carlos Auyero, finalmente sancionada.
Pero más allá de los reclamos concretos, la Marcha Blanca significó —como en los 90 fuera la Carpa Blanca— la posibilidad de que el espacio social de la educación sea materia de discusión de la agenda pública nacional.
Hoy en nuestra provincia contamos con Convenios Colectivos de Trabajo (Paritaria) aprobada mediante ley que adhirió a la normativa nacional en el Gobierno del Dr, Avelin, paradojalmente destituido luego de una huelga de docentes.
Es nuestro deseo que esta Lucha inspire a los dirigentes gremiales a fin de que recuperen el espíritu reivindicatorio que inspiró estas jornadas y que todos los docentes en la UNIDAD defendamos nuestra labor y nuestros derechos.
UNIDAD DOCENTE SOMOS TODOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario