domingo, 9 de septiembre de 2012

11 DE SEPTIEMBRE - DÍA DEL MAESTRO

El próximo Martes celebraremos un día de alto significado para los docentes, el Día de Maestro. Desde nuestra agrupación queremos dejar un afectuoso saludo a quienes eligieron esta hermosa labor pero sin ocultar y sin dejar de denunciar la desvalorización que sufre nuestra profesión. 
Encontramos un excelente diagnóstico en el articulo del  Dr. Daniel Martinez Zampa titulado ¿Quién cuida a los docentes? que a continuación transcribimos:

Cada año en los diferentes países se recuerda en un día especial a los docentes, en Argentina este homenaje se realiza cada  11 de septiembre a los maestros, el 17 de septiembre a los profesores y el 19 de septiembre a los auxiliares docentes . Frente a lo que diariamente ocurre en las escuelas, donde son cuestionados, deslegitimados, desautorizados e incluso agredidos, surge la reflexión ¿quién cuida a nuestros docentes? ¿Quién cuida a los que educan a nuestros hijos?. ¿Qué hacemos desde las distintas instancias para apoyar su trabajo? ¿Sólo nos acordamos de ellos para el día del maestro?
A nadie escapa el alto valor que siempre tuvo la tarea de educar, aunque hoy parece estar desvalorizada. Nuestras aulas son caja de resonancia de todo lo que ocurre fuera de los muros de la escuela. A nuestros docentes hoy se les pide que se “hagan cargo” de todo lo que deberían hacer los diferentes órganos del estado y las familias.  Frente a esto el “contrato” familia-escuela está en crisis y debe ser resignificado.
El desgaste que sufre el docente frente al aula se traduce en el aumento de las enfermedades de tipo psicológicas que se viene dando. Sólo quien está frente al aula  y frente a alumnos sabe lo que esto significa hoy en día. Esto se produce también por la necesidad de contar con nuevas herramientas para su labor.  A nadie escapa que los chicos de hoy han cambiado y se requieren nuevas estrategias de las que aún no se puede dar cuenta acabadamente. 
El cambio constante es un signo de nuestros tiempos y en la escuela nos encontramos con la paradoja de ser custodio de un saber que hoy se modifica rápidamente. 
Frente a esto nuestros jóvenes ven cómo en la práctica el estudio parece “no valer nada” ya que para conseguir un trabajo es más importante tener algún “padrino”  que la formación y el esfuerzo realizado. 
Desde algunas familias se pide a la escuela que haga lo que ellas no pueden hacer. “Yo ya no sé qué hacer con mi hijo… a ver si ud,. puede ponerle límites…” , escuché decir a un padre una vez. 
Desde las autoridades muchas veces se deslegitima su accionar y su autoridad,  desautorizando sus decisiones  ya sea anulando sanciones , separando del cargo sin fundamentos  u “ordenando” mesas especiales de exámenes , entre otras situaciones. Como en toda profesión existen buenos y malos docentes, pero es responsabilidad de todos cuidar a los buenos docentes y que los malos docentes den cuenta dentro de los mecanismos previstos por la ley.
Aún cuando la profesión docente está hoy tan cuestionada, resulta interesante ver cómo aún se ve a la institución escuela como una de las más confiables y cómo excelentes docentes le ponen pasión a lo que hacen diariamente y cómo los alumnos reconocen este esfuerzo.
Cuidar a nuestros docentes es responsabilidad de todos.
De los propios docentes apoyándose mutuamente en las instituciones  y ocupándose de aquello que le es propio de su función.
Del  Estado, revalorizando el rol docente, evitando las desautorizaciones y deslegitimaciones y brindando los espacios de contención que como profesionales que deben enfrentar esta realidad compleja necesitan. En algunos estados provinciales en Argentina hace años existían gabinetes sicopedagógicos que estaban a disposición de los docentes. Hoy, con una realidad mucho más compleja en muchos lugares  no hay nada, sólo hay  “parches” que se “sacan de la galera” cuando algo grave pasa, “parches” que aparecen y desaparecen pero no pueden sostener su trabajo en el tiempo. . También  volver a  los espacios de reflexión institucional sobre la labor y la posibilidad que .
cada institución pueda requerir el auxilio y la formación en los aspectos que hagan a su realidad y necesidades.
Por su parte los órganos competentes del estado  deben hacerse cago de la problemática social  que les corresponde para que se establezcan verdaderas redes para contención de las familias y los niños y cubrir sus necesidades básicas.  
Y desde las familias debemos apoyar el trabajo docente y  ante un caso de duda, hablar con el docente directamente evitando desautorizarlo frente a nuestros hijos, hablar con nuestros hijos acerca de lo que hacen en las escuela y la necesidad de respetar a quien lo educa en la escuela. 
Si entendemos que todos, padres, docentes , estado y sociedad toda  estamos del mismo lado, tendremos mejores chances de guiar el barco de la educación de nuestros hijos en el sentido correcto. 
 ¡GRACIAS A NUESTROS DOCENTES!
Sin embargo tampoco queremos pintar un panorama de sinsabores, las grandes y verdaderas gratificaciones de esta noble profesión las experimentamos en las sonrisas de nuestros alumnos, en los ojitos esperanzados del niño que se supera, en el reconocimiento que te hace un joven ex alumno por la calle diciendo: "Hola profe..." u "Hola seño...", tal simple reconocimiento nos llena el corazón.
Porque creemos que vale la pena y que la educación es fundamental para nuestro futuro como país y como sociedad, renovamos nuestro compromiso para conformar la UNIDAD DOCENTE que nos permita recuperar el reconocimiento de nuestro rol docente, mejorar nuestras condiciones laborales, recuperar la dignidad económica de nuestra profesión, crear una dirigencia sindical eficiente y hacerte sentir que no estas solo en la construcción de utopías que nos permitan construir un mundo mejor.
POR TODO ESTO ¡FELIZ DÍA DEL MAESTRO!

AGRUPACIÓN UNIDAD DOCENTE

NOTA: El artículo mencionado puede ser encontrado en el siguiente enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario